queso feta

Queso feta

Feta es un queso de consistencia suave, bañado sobre una salmuera blanca, El feta originalmente formaba parte de una cocina mediterránea ya que se utiliza en todo tipo de platos, desde aperitivos hasta postres.

Tradicionalmente, el queso feta ha sido utilizado como parte de la gastronomía Griega, siendo uno de sus productos mas populares ante el mundo  y el que suministra la más fina cantidad de vitaminas y minerales al plan normal de pérdida de peso de la gente.

Este maravilloso queso es muy saludable, en esta ocasión vamos a echar un vistazo al queso feta es originario de Grecia, está hecho de leche de oveja o cabra y se considera un queso fresco, ya que no es añejado o curado, especialmente muy nutritivo.

Origen

queso feta griego

El queso feta comparte un vínculo inquebrantable con la tradición griega y el comer saludable, El feta es de origen griego es un queso blanco y salmuera que es producido tradicionalmente de una manera específica, única y exclusivamente en Grecia.

La elaboración de queso feta es un proceso típico que implica la unión de ciertas partes especiales para la formación de este producto terminado sea de la mejor calidad caracterizado por sus ingredientes nutricionales, especificadas con exactitud para dar un producto finamente terminado.

Sus características  se han mantenido sin cambios con el tiempo y han pasado de generación en generación, muy pocos alimentos hoy pueden presumir de historia volviendo más de 2.000 años.

Cuando compres un queso feta recuerda que el sabor del queso que estás comiendo es tan familiar y único como en sus inicios, su nombre se remonta al siglo 17 y significa “el corte del queso” que También aparece en muchas  literaturas antiguas.

Es tan primitivo el queso feta que incluso se menciona en la Odisea donde Odiseo le arrebata el queso hecho por el Cyclops Polifemo mientras escapa de su cueva, hoy el queso feta se ha convertido en un símbolo producto nacional de Grecia y es ganador de millones de consumidores en todo el mundo, día a día este queso griego no solo ha logrado mantener lo tradicional y clásico sino los elementos que lo definen.

También ha logrado mejorar estos elementos y protegerlos a través de los Certificado de protección de la Unión Europea, se le concedió la  denominación de origen que sirve como su pasaporte a los grandes y exigentes mercados internacionales como lo son :Alemania, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Australia, Francia y Canadá.

El queso feta sus propiedades lo definen y lo convierten en un producto griego genuino de alto valor nutricional y calidad superior.

Como se hace el queso feta griego

Es un queso producido frecuentemente con leche de oveja, con un pequeño porcentaje de leche de cabra que no debe superar el 30%. No obstante, este queso se elabora exclusivamente con leche procedente de animales que pastan en las zonas de Epiro, Macedonia, Tracia, Tesalia, Esterea Peloponesa y Mitilene, de acuerdo con la AOC.

El sistema de elaboración del queso feta da comienzo con la pasteurización lenta de la leche de oveja y cabra a 78 grados centígrados durante un lapso de 10 minutos posteriormente a 72 grados centígrados durante 15 segundos, luego se enfría entre 34 y 36 grados centígrados. transcurridos 20 minutos, el microorganismo del ácido láctico y el cloruro cálcico se suministran entre 10 y 20 gramos por 100 kilogramos de leche, lo que constituye una cantidad magnífica para la coagulación de entre 45 y 60 minutos.

La cuajada se divide en cubos de 1 y 2 cm durante 10 minutos, se transfiere inmediatamente a moldes de acero o de plástico, rectangulares o cilíndricos, perforados con muchos agujeros esto es para obtener el goteo o la destilación. Los moldes se almacenan en cámaras donde la temperatura es adecuada entre 16 y 18 C durante un periodo de 24 horas, durante este tiempo, los moldes se ocupan una vez más unas 2 y 3 veces para la siguiente salazón de la cuajada, esto se hace con la intención de eliminar cualquier exceso de leche.

Transcurrido 24 horas el queso se extrae de los moldes y se corta en rectángulos, las porciones se colocan en capas en barriles de madera de haya o en contenedores abiertos,para luego se salados de nuevo en una proporción del 3% en peso. Cuando transcurren de 2 y 3 días, las piezas de queso los colocan en barriles o contenedores metálicos y se cubren con una salmuera al 7%, se almacenan en las camaras tambien adecuadas a una temperatura de 16 y 18 C, en este lugar se van a conservar durante un periodo de 10 y 15 días, hasta que se completa la primera fase de maduración. El uso de conservantes no está autorizado en el proceso de producción del queso feta.

Luego se trasladan a cámaras refrigerantes con temperatura entre 2 y 5 C durante un periodo de  2 meses, en este tiempo se ha llevado a cabo el proceso de maduración. En esta fase, el queso feta está en condiciones de ser consumido de acuerdo a la legislación vigente.

Valor nutricional queso feta

  • Cantidad por 100 gramos
  • Calorías 264
  • Grasas totales 21 g
  • Ácidos grasos saturados 15 g
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0.6 g
  • Ácidos grasos monoinsaturados 4.6 g
  • Colesterol 89 mg
  • Sodio 1,116 mg
  • Potasio 62 mg
  • Carbohidratos 4.1 g
  • Fibra alimentaria 0 g
  • Azúcares 4.1 g
  • Proteínas 14 g
  • Vitamina A 422 IU Vitamina C 0 mg
  • Calcio 493 mg Hierro 0.7 mg
  • Vitamina D 16 IU Vitamina B6 0.4 mg
  • Vitamina B12 1.7 µg Magnesio 19 mg

Propiedades de este maravilloso queso griego

El feta puede ayudar a mantener la salud de los huesos.

El feta es una buena fuente de calcio, fósforo y proteínas, todo lo cual ayuda a promover la salud ósea.El calcio y las proteínas ayudan a mantener la densidad ósea y a prevenir la osteoporosis, mientras que el fósforo ayuda a los huesos a absorber el calcio, además la leche de oveja y cabra contiene más calcio y fósforo que la leche de vaca, por lo que la incorporación de quesos como el feta en la dieta podría ayudar a lograr la ingesta diaria recomendada de calcio.

Contienen la bacteria llamada: “lactobacillus” estas bacterias pueden ayudar a beneficiar el sistema inmunológico y promover la salud intestinal mediante la protección de los tractos intestinales de la enfermedad causadas por las bacterias como la E.coli y Salmonella además parecen aumentar la producción de compuestos que inhiben la respuesta inflamatoria por lo que proporcionan beneficios antiinflamatorios.

Contiene una alta cantidad de sodio o sal ya que durante el proceso se le añade a la cuajada adicionalmente durante el almacenamiento, el queso tiene que ser sumergido en una salmuera de hasta el siete por ciento de sal ahora el producto final que se logra que es alto en sodio de hecho el queso feta contiene 312 miligramos de sodio en una onza de 28 gramos por porción que puede representar hasta el 13 por ciento de su la ingesta dietética recomendada.

Así que si usted es sensible a la sal o se le ha aconsejado que reduzca su ingesta de feta probablemente no es la mejor opción.

Se puede reducir una gran cantidad de sal en él con sólo remojarlo en un poco de agua de antemano la segunda cuestión es que tiene un alto contenido de lactosa debido a su proceso así que si usted intolerante a la lactosa es mejor evitar los quesos frescos como el feta.

Queso feta en el embarazo

Algunos tipos de queso feta tienen un mayor riesgo de llevar Listeria un tipo de bacterias que pueden ocurrir en los quesos frescos con un alto contenido de humedad ahora las mujeres embarazadas se les recomienda evitar los alimentos con un alto riesgo de Listeria, tales como verduras crudas, carne cruda y productos lácteos no pasteurizados por lo tanto, el queso feta está elaborado con leche no pasteurizada no se recomienda para las mujeres embarazadas.

También  ten en cuenta que es un queso alto en sodio y lactosa, esto puede ser un problema para algunas personas y las mujeres embarazadas deben evitar que el feto tenga contacto con productos no pasteurizados.

Comparte por favor
Ir arriba